Orando el Santo Rosario en la familia Corazonista

Orando el Santo Rosario en la familia Corazonista

ORANDO EL SANTO ROSARIO EN LA FAMILIA CORAZONISTA

El Santo Rosario es una oración tradicionalmente católica, que pretende honrar a la Virgen María, madre de Dios y madre nuestra. Nuestro Carisma es profundamente Mariano y doblemente bendecido, pues vivimos al amparo de nuestros patronos, los Sagrados Corazones de Jesús y de María, en donde la figura de la madre junto a su Hijo, nos enseña que ella es el puente para llegar a Jesús.  La mano dirigida hacia su corazón inmaculado, irradia la luz de Dios que siempre iluminó su vida, de la cual también emana el rocío de su amor, como llamarada que jamás se extingue. La corona de rosas representa los tesoros de su corazón que guardaba y meditaba en el silencio de su oración.

Por otro lado está también la veneración a nuestra protectora en la Advocación de Nuestra Señora de la Paz, invocada con mucha familiaridad y cariño por nuestros niños, jóvenes y quienes hacemos esta noble institución, como la “Morenita de la Paz”, llegada a la Congregación el 6 de mayo de 1806 en manos de nuestra fundadora, Madre Enriqueta Aymer de la Chevalerie. Desde entonces se encarga de custodiar un Carisma eminentemente Contemplativo y Eucarístico. La paz que vivió María es un fruto del Espíritu y radica en una vida totalmente volcada a la voluntad Divina. Su Fíat generoso e incondicional, ha permitido al mundo gozar de la gracia de la salvación.

El amor de la Virgen María nos congrega en este mes, dedicado muy especialmente a ella; la veneramos con nuestra oración, cariño y respecto, con nuestras acciones diarias, intentando imitar sus múltiples virtudes. Por ello hemos querido retomar esta tradición tan importante en el mundo católico como es el rezo del Santo Rosario, que se compone quince misterios que nos recuerdan algunos momentos de la vida de Jesús y de María, conocidos como Misterios Gozosos, Dolorosos y Gloriosos. En el año 2002, san Juan Pablo II añadió los Misterios Luminosos con los cuales se medita la vida pública de Jesús.

Acompáñennos en este camino de oración junto a María, separando un tiempo en esta crisis que nos ha obligado a detenernos; ofrezcamos nuestra oración mental en la interiorización de cada uno de los misterios o hechos de vida de Jesucristo y de su Madre, así como también nuestra oración vocal, no como mera repetición vacía y sin sentido, sino conectando cada palabra a nuestro corazón, poniendo en ellas las necesidades del mundo.

SEMANA I

SEMANA II

SEMANA III

SEMANA IV

Tags

Leave a comment

Demos

Color Skin

Header Style

Layout

Wide
Boxed